Seleccionar página
Oscar Wilde: El ruiseñor y la rosa

Oscar Wilde: El ruiseñor y la rosa

—Dijo que bailaría conmigo si le llevaba unas rosas rojas —exclamó el Estudiante—; pero en todo mi jardín no hay una sola rosa roja. Desde su nido en la encina oyóle el Ruiseñor y, mirando a través de las hojas, maravillóse. ¡Ni una rosa roja en todo el jardín!...