Seleccionar página
Máximo Gorki: El castigo

Máximo Gorki: El castigo

Por entre las casas de aquella calle, con aullido salvaje se agita una extraña procesión. La multitud, apretada y lenta, avanza como una gran ola, y delante, al paso, marcha un flaco caballo cómicamente hirsuto, con la cabezota abatida. Levantando una de las patas...