Agatha Christie

Agatha Christie: El caso del Baile de la Victoria

Una pura casualidad impulsó a mi amigo Hércules Poirot, antiguo jefe de la Force belga, a ocuparse del caso Styles. Su éxito le granjeó notoriedad y decidió dedicarse a solucionar los problemas que muchos crímenes plantean. Después de que me hirieran en el Somme y de quedar inútil para la ...
Horacio Quiroga

Horacio Quiroga: Caza del tigre

Chiquitos míos: Lo que más va a llamar la atención de ustedes, en esta primera carta, es el que esté manchada de sangre. La sangre de los bordes del papel es mía; pero en medio hay también dos gotas de sangre del tigre que cacé esta madrugada. Por encima del ...
Stanislaw Lem

Stanislaw Lem: ¿Existe verdaderamente Mr. Smith?

JUEZ.— La Corte pasa a examinar el litigio entre la Cybernetics Company y Harry Smith. ¿Están presentes las dos partes? ABOGADO.— Sí, Su Señoría. JUEZ.— ¿Usted actúa en nombre de…? ABOGADO.— Represento legalmente a la Cybernetics Company, Su Señoría. JUEZ.— ¿Dónde está el acusado? SMITH.— Estoy aquí, Su Señoría. JUEZ.— ...
Emilia Pardo Bazán

Emilia Pardo Bazán: El ciego

La tarde del 24 de diciembre le sorprendió en despoblado, a caballo y con anuncios de tormenta. Era la hora en que, en invierno, de repente se apaga la claridad del día, como si fuese de lámpara y alguien diese vuelta a la llave sin transición; las tinieblas descendieron borrando ...
Adolfo Bioy Casares

Adolfo Bioy Casares: Las vísperas de Fausto

Esa noche de junio de 1540, en la cámara de la torre, el doctor Fausto recorría los anaqueles de su numerosa biblioteca. Se detenía aquí y allá; tomaba un volumen, lo hojeaba nerviosamente, volvía a dejarlo. Por fin escogió los Memorabilia de Jenofonte. Colocó el libro en el atril y ...
Mario Benedetti

Mario Benedetti: Tan amigos

—Bruto calor —dijo el mozo. Pareció que el tipo de azul iba a aflojarse la corbata, pero finalmente dejó caer el brazo hacia un costado. Luego, con ojos de siesta, examinó la calle a través del enorme cristal fijo. —No hay derecho —dijo el mozo—. En pleno octubre y achicharrándonos ...
Juan José Arreola

Juan José Arreola: Los monos

Wolfgang Köhler perdió cinco años en Tetuán tratando de hacer pensar a un chimpancé. Le propuso, como buen alemán, toda una serie de trampas mentales. Lo obligó a encontrar la salida de complicados laberintos; lo hizo alcanzar difíciles golosinas, valiéndose de escaleras, puertas, perchas y bastones. Después de semejante entrenamiento, ...
Arthur C. Clarke

Arthur C. Clarke: El enemigo olvidado

El profesor Millward se irguió bruscamente en su cama y las gruesas pieles cayeron al suelo con un ruido sordo. Esta vez, estaba seguro, no había sido un sueño; el aire helado que raspaba sus pulmones aún parecía vibrar con el sonido que había llegado rechinando desde la noche. Reunió ...
Philip K. Dick

Philip K. Dick: El padre-cosa

—La cena está preparada —dijo la señora Walton—. Ve a buscar a tu padre y dile que se lave las manos. Aplícate el mismo cuento, jovencito. —Trasladó una cacerola humeante a la mesa—. Le encontrarás en el garaje. Charles vaciló. Sólo tenía ocho años y el problema que le atormentaba ...
Guy de Maupassant

Guy de Maupassant: La declaración

El sol del mediodía cae en amplia lluvia sobre las praderas, que se extienden, ondulantes, entre los bosquecillos de las granjas y los diversos sembrados; los centenos maduros y los trigos amarillentos; las avenas, de un verde claro, y los tréboles, de un verde sombrío, cubren, con una gran colcha ...
Katherine Mansfield

Katherine Mansfield: La lección de canto

Desesperada, con una desesperación gélida e hiriente que se le clavaba en el corazón como una navaja traidora, la señorita Meadows, con toga y birrete y portando una pequeña batuta, avanzó rápidamente por los fríos pasillos que conducían a la sala de música. Niñas de todas las edades, sonrosadas a ...
Cristina Peri Rossi

Cristina Peri Rossi: Una pasión prohibida

Lo mandaron a Europa porque estaba enamorado. El padre —que no entendía de amores— pensó que las ciudades, los monumentos, los museos y los puentes lo distraerían. Pero las ciudades siempre tenían una letra, un campanario, una plaza, un ruido de agua que la evocaban, en los museos halló cada ...