Francisco de Quevedo: A una nariz (A un hombre de gran nariz)

Francisco de Quevedo
Francisco de Quevedo
divider

Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un peje espada muy barbado;

era un reloj de sol mal encarado,
érase una alquitara pensativa,
érase un elefante boca arriba,
era Ovidio Nasón más narizado.

Érase un espolón de una galera,
érase una pirámide de Egito,
las doce tribus de narices era;

érase un naricísimo infinito,
muchísimo nariz, nariz tan fiera,
que en la cara de Anás fuera delito.[1]


[1] En otra versión del poema, el último terceto es reemplazado con los siguientes versos:

érase un naricísimo infinito,
frisón archinariz, caratulera,
sabañón garrafal, morado y frito

Nuevo en Lecturia

Guy de Maupassant - Una venganza

Guy de Maupassant: Una venganza

«Una venganza», cuento de Guy de Maupassant, narra la historia de la viuda de Paolo Saverini, quien vive con su hijo Antonio y su perra Ligera en una humilde casa
Hermanos Grimm - La Cenicienta

Hermanos Grimm: La Cenicienta

«La Cenicienta», cuento recopilado por los Hermanos Grimm, narra la historia de una joven que, tras la muerte de su madre y el nuevo matrimonio de su padre, se ve
Ray Bradbury - La caja de sorpresas

Ray Bradbury: La caja de sorpresas

«La caja de sorpresas,» cuento de Ray Bradbury publicado en Dark Carnival (1947), narra la historia de Edwin, un niño que vive aislado en un entorno claustrofóbico, rodeado de árboles