Seleccionar página

ÍNDICE POR PAÍS / AUTOR

Popular

Horacio Quiroga: La tortuga gigante

Horacio Quiroga: La tortuga gigante

Había una vez un hombre que vivía en Buenos Aires, y estaba muy contento porque era un hombre sano y trabajador. Pero un día se enfermó, y los médicos le dijeron que solamente yéndose al campo podría curarse. Él no quería ir, porque tenía hermanos chicos a quienes...

Aleksandr Pushkin: La dama de pique

Aleksandr Pushkin: La dama de pique

La dama de pique significa malevolencia secreta. Cartomancia moderna   I En los días de lluvia se reunían a menudo; apostaban —Dios los perdone– de cincuenta a cien, ganaban y apuntaban sus ganancias con tiza. Así, en los días de lluvia estaban ocupados todos[1]....

Gabriel García Márquez: La siesta del martes

Gabriel García Márquez: La siesta del martes

El tren salió del trepidante corredor de rocas bermejas, penetró en las plantaciones de banano, simétricas e interminables, y el aire se hizo húmedo y no se volvió a sentir la brisa del mar. Una humareda sofocante entró por la ventanilla del vagón. En el estrecho...

Cristina Peri Rossi: La rebelión de los niños

Cristina Peri Rossi: La rebelión de los niños

Nos conocimos por casualidad en una exposición de arte, en la planta baja del edificio. La exposición la organizaba el Centro de Expresión Infantil y allí estaban reunidos una serie de objetos experimentales, que habíamos realizado en nuestro tiempo libre o en las...

Roberto Arlt: El jorobadito

Roberto Arlt: El jorobadito

LOS DIVERSOS y exagerados rumores desparramados con motivo de la conducta que observé en compañía de Rigoletto, el jorobadito, en la casa de la señora X, apartaron en su tiempo a mucha gente de mi lado. Sin embargo, mis singularidades no me acarrearon mayores...

María Luisa Bombal: El árbol

María Luisa Bombal: El árbol

El pianista se sienta, tose por prejuicio y se concentra un instante. Las luces en racimo que alumbran la sala declinan lentamente hasta detenerse en un resplandor mortecino de brasa, al tiempo que una frase musical comienza a subir en el silencio, a desenvolverse,...

Jorge Luis Borges: Funes el memorioso

Jorge Luis Borges: Funes el memorioso

Lo recuerdo (yo no tengo derecho a pronunciar ese verbo sagrado, sólo un hombre en la tierra tuvo derecho y ese hombre ha muerto) con una oscura pasionaria en la mano, viéndola como nadie la ha visto, aunque la mirara desde el crepúsculo del día hasta el de la noche,...

Roberto Bolaño: Jim

Roberto Bolaño: Jim

Hace muchos años tuve un amigo que se llamaba Jim y desde entonces nunca he vuelto a ver a un norteamericano más triste. Desesperados he visto muchos. Tristes, como Jim, ninguno. Una vez se marchó a Perú, en un viaje que debía durar más de seis meses, pero al cabo de...