Juan Rulfo: Pedro Páramo. Resumen y análisis

«Pedro Páramo» es una novela del autor mexicano Juan Rulfo, que narra la historia de Juan Preciado, un joven que emprende un viaje hacia el pueblo de Comala para buscar a su padre, Pedro Páramo, a quien nunca ha conocido. Motivado por la promesa hecha a su madre en su lecho de muerte, Juan espera descubrir sus raíces y comprender mejor su pasado.

Al llegar a Comala, Juan se encuentra con un pueblo sombrío y desolado, muy diferente del lugar lleno de vida que su madre le había descrito. A medida que busca información sobre su padre, comienza a entrelazar los relatos de los habitantes del pueblo, quienes comparten sus experiencias y recuerdos de Pedro Páramo, un hombre poderoso y enigmático cuya presencia ha marcado profundamente la historia de Comala.

Juan Rulfo - Pedro Páramo. Resumen y análisis - Imagen 1
Juan Rulfo – Pedro Páramo. Resumen y análisis – Imagen 1

Advertencia

El resumen y análisis que ofrecemos a continuación es sólo una semblanza y una de las múltiples lecturas posibles que ofrece el texto. De ningún modo pretende sustituir la experiencia de leer la obra en su integridad.

Resumen de Pedro Páramo de Juan Rulfo

«Pedro Páramo», la célebre novela del escritor mexicano Juan Rulfo, publicada en 1955, nos sumerge en un mundo donde la realidad y el espectro se entrelazan de manera inextricable. La historia se centra en Juan Preciado, quien, tras la muerte de su madre, Dolores Preciado, promete visitar Comala para conocer a su padre, Pedro Páramo, un personaje del que solo conoce el nombre.

Al llegar a Comala, Juan Preciado se encuentra con un pueblo fantasmal, habitado por las almas de los que vivieron y murieron allí. A través de encuentros con estos espectros y recuerdos fragmentados, se revela la figura central de Pedro Páramo, un cacique local, hombre poderoso y temido, dueño de la hacienda de la Media Luna, que ejerció un control tiránico sobre Comala y sus habitantes, sobre los que volcó todo su odio y resentimiento.

La historia se bifurca entre las experiencias de Juan Preciado y los recuerdos de los habitantes de Comala, desvelando poco a poco la vida de Pedro Páramo. Se revelan sus múltiples relaciones amorosas, entre las que destaca su amor obsesivo por Susana San Juan, la única mujer a la que verdaderamente amó. Sin embargo, esta relación está marcada por la tragedia: Susana, quien no corresponde el amor de Pedro, muere en medio de la locura, precipitada por el homicidio de su padre, Bartolomé San Juan, ordenado por Pedro debido a la negativa del hombre de permitir que su hija se casara con Páramo. La muerte de Susana desencadena un cambio radical en Pedro Páramo, quien se sumerge en la apatía y la amargura, acelerando la decadencia de Comala.

Juan Preciado, envuelto en este mundo de espectros, se convierte en el receptor de sus historias. La narrativa va entrelazando su experiencia con los recuerdos de los habitantes del pueblo, desvelando las injusticias, amores, y tragedias que se han tejido en el pasado de Comala.

La novela culmina sin una resolución clara, sumergiendo al lector en la atmósfera sobrenatural y desolada de Comala. Juan Preciado, abrumado con los murmullos de las almas penitentes, muere, sumándose a las almas perdidas del pueblo. El legado de Pedro Páramo se manifiesta en la ruina total de Comala, un lugar que ahora es más un purgatorio que un pueblo, habitado por las almas que no encuentran descanso debido a las tragedias y pecados cometidos en vida.

La historia se cierra con la sensación de un ciclo inacabable de penas y remordimientos, reflejando la naturaleza cíclica y trágica de la vida y la muerte en Comala. Pedro Páramo, a través de sus acciones y su forma de vida, no solo selló su destino, sino también el de todo un pueblo, dejando un legado de desolación y desesperanza.

Con todo, «Pedro Páramo», más que narrar la historia de un hombre, es un viaje a través de la memoria y el olvido, donde los vivos y los muertos se entrelazan en un relato que trasciende el tiempo y el espacio. Es una obra maestra de la literatura latinoamericana, donde Juan Rulfo logra un retrato vívido y perturbador de la condición humana, el poder, la culpa y la redención.

Autor de Pedro Páramo

Juan Rulfo, nacido en 1917 en Sayula, México, es el autor de «Pedro Páramo». Rulfo creció durante un período turbulento de la historia mexicana, marcado por la Revolución Mexicana y sus secuelas. Esta época de conflicto y transformación social influenció profundamente su escritura. Su infancia estuvo marcada por la pérdida; su padre fue asesinado cuando él era joven y su madre falleció cuando tenía trece años. Estas experiencias de temprana edad con la muerte y la soledad se reflejan en sus obras.

Rulfo trabajó en varios oficios antes de convertirse en escritor y fotógrafo. Su obra literaria es relativamente pequeña pero profundamente influyente, consistiendo principalmente en dos libros: «El Llano en llamas», una colección de cuentos cortos publicada en 1953, y «Pedro Páramo», publicada en 1955. A pesar de su corta bibliografía, Rulfo es considerado uno de los grandes escritores latinoamericanos del siglo XX, y un maestro del realismo mágico, aunque su estilo también es reconocido por su realismo crudo y su lirismo.

«Pedro Páramo» se sitúa en el corazón de la obra de Rulfo, representando su única novela y su obra más conocida. Esta novela ha sido alabada por su estructura innovadora, su uso del lenguaje y su capacidad para entrelazar la realidad y el mito. Rulfo utiliza un estilo narrativo no lineal y polifónico, donde múltiples voces cuentan la historia desde diferentes perspectivas y tiempos, reflejando la complejidad de la memoria y la percepción humana.

La obra se centra en la historia de un pequeño pueblo mexicano, Comala, y su caudillo, Pedro Páramo. A través de esta narrativa, Rulfo explora temas como la opresión, la corrupción, el amor, la muerte y el peso del pasado. Estos temas son recurrentes en su obra, donde a menudo se encuentran personajes atrapados en situaciones desesperadas y paisajes desolados que reflejan su angustia interior.

En el contexto de la literatura latinoamericana, «Pedro Páramo» es una obra pionera del realismo mágico, género que más tarde sería popularizado por autores como Gabriel García Márquez. La habilidad de Rulfo para fusionar lo real con lo fantástico, y su profunda comprensión de la psique humana, hacen de «Pedro Páramo» una obra esencial en el canon literario hispanoamericano.

Personajes de Pedro Páramo

Pedro Páramo: Es el personaje central alrededor del cual gira toda la historia. Dueño de casi todo Comala, es un hombre poderoso, temido y respetado. Su personalidad es compleja; muestra crueldad y desdén, pero también un amor obsesivo por Susana San Juan. Su carácter representa la opresión y el abuso de poder. Tras la muerte de Susana, su mundo interior se desmorona, llevándolo a la apatía y, eventualmente, a su propia muerte.

Juan Preciado: Es el narrador principal y el hilo conductor de la historia. Hijo de Pedro Páramo, va a Comala buscando a su padre tras la muerte de su madre. Su personaje es más pasivo, sirviendo como un espejo para reflejar las historias de los habitantes de Comala. La revelación de su muerte añade un giro inesperado y refuerza la atmósfera sobrenatural.

Susana San Juan: El gran amor de Pedro Páramo. Su personaje es enigmático y está rodeado de un aura de tragedia. La relación entre ella y Pedro es central para entender la transformación de este último. La muerte de Susana marca el punto de quiebre en la vida de Pedro y en la historia de Comala.

Dorotea: Es un personaje secundario, pero importante, especialmente hacia el final de la novela. En vida, trabajó para la familia de Pedro Páramo y, en la muerte, comparte la tumba con Juan Preciado. A través de sus diálogos con Juan, se revelan aspectos cruciales de la historia.

El padre Rentería: Representa la figura religiosa en Comala. A pesar de ser un sacerdote, su personaje está marcado por la ambivalencia moral y el conflicto interno, especialmente en su relación con la familia de Pedro Páramo, a quienes culpa por la muerte de su hermano, pero a quienes también absuelve de sus pecados debido a sus donaciones a la iglesia.

Fulgencio: Un fotógrafo itinerante que ofrece una perspectiva externa a los acontecimientos de Comala. Aunque es un personaje secundario, su presencia es significativa para mostrar cómo los forasteros ven a Comala y a Pedro Páramo.

Abundio: Hijo ilegítimo de Pedro Páramo, es el arriero que guía a Juan Preciado a Comala. Su personaje representa la conexión entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Es un personaje trágico, marcado por la pobreza y la desgracia, y su historia personal se entrelaza con la de los Páramo.

Juan Rulfo - Pedro Páramo. Resumen y análisis - Imagen 2
Juan Rulfo – Pedro Páramo. Resumen y análisis – Imagen 2

El escenario de la historia

«Pedro Páramo» se desarrolla principalmente en Comala, un pequeño pueblo ficticio situado en México. Comala es un personaje en sí mismo, un lugar crucial que define y da forma a la narrativa. A través de la descripción de Rulfo, Comala se presenta como un pueblo fantasmagórico, solitario y desolado, un lugar que parece estar atrapado en el tiempo y el espacio.

El escenario de Comala es central para la atmósfera y el simbolismo de la novela. Al principio, se describe como un lugar lleno de vida y esperanza en las palabras de la madre de Juan Preciado, pero esta visión se desvanece rápidamente cuando Juan llega y se encuentra con un pueblo abandonado y en ruinas, habitado solo por ecos del pasado y los espíritus de sus antiguos habitantes.

La descripción del entorno es evocadora y sensorial, con un fuerte énfasis en el calor sofocante, los paisajes áridos y los edificios en ruinas. Este paisaje desolado refleja no solo la desolación física y económica de Comala sino también su desolación espiritual y emocional. El pueblo se convierte en un espacio donde se mezclan la vida y la muerte, el pasado y el presente, lo real y lo sobrenatural.

Además, Comala puede ser interpretado como un microcosmos de México posrevolucionario, reflejando las desigualdades sociales, la corrupción y la violencia que afligieron al país en esa época. El escenario, por lo tanto, no solo sirve como telón de fondo para la historia de los personajes sino también como un comentario sobre la condición humana y la historia social y política de México.

El narrador en Pedro Páramo

La narración en «Pedro Páramo» es compleja y polifónica, es decir, la historia no es narrada por un único narrador, sino por varios, lo que aporta una riqueza de perspectivas y profundidad a la narrativa.

Inicialmente, el narrador principal es Juan Preciado. La novela comienza con su voz, contando la historia desde su punto de vista. Llega a Comala buscando a su padre, Pedro Páramo, después de la muerte de su madre. A través de sus ojos, el lector se introduce en el mundo misterioso y fantasmagórico de Comala.

Sin embargo, a medida que la historia avanza, la narración se fragmenta y se compone de las voces de varios personajes. Estos incluyen a los habitantes (vivos y muertos) de Comala, cuyos relatos y recuerdos se entrelazan con la narrativa principal. Estas voces narrativas ofrecen diferentes fragmentos de la historia de Pedro Páramo, Comala y sus habitantes. La mezcla de estas diversas perspectivas crea una narrativa no lineal, donde el tiempo y la secuencia de los eventos a menudo se sienten fluidos y etéreos.

Este enfoque narrativo polifónico es fundamental para la atmósfera y el estilo de la novela, permitiendo que la historia se desarrolle en una serie de capas y reflejos, y aportando una profundidad y complejidad únicas a la experiencia del lector. La multiplicidad de voces narrativas en «Pedro Páramo» no solo desafía las convenciones del relato lineal, sino que también sumerge al lector en un mundo donde la realidad y la fantasía se entrelazan de manera inextricable.

Temas principales en el argumento de Pedro Páramo

«Pedro Páramo» de Juan Rulfo es una obra rica en temas y simbolismos. Entre los numerosos temas que aborda, tres sobresalen por su importancia y profundidad:

  1. El poder y la opresión: Pedro Páramo es la personificación del poder absoluto y la opresión en Comala. Como terrateniente y figura patriarcal, su control sobre el pueblo es total, ejerciendo un poder que va más allá de lo económico y lo político, adentrándose en lo personal y lo espiritual. A través de su personaje, Rulfo explora cómo el poder absoluto corrompe, llevando a la deshumanización tanto del opresor como de los oprimidos. La historia de Comala es una historia de abuso y desesperanza, donde los habitantes están atrapados en un ciclo de miseria perpetuado por el poder desmedido de Pedro Páramo.

  2. La muerte y el más allá: La muerte es un tema omnipresente en «Pedro Páramo». Rulfo no solo describe la muerte física, sino que también explora el concepto del más allá. Comala se convierte en un espacio liminal, un purgatorio donde los muertos y los vivos coexisten. Los fantasmas de Comala no son meras apariciones espectrales; son personajes completos, atrapados en sus recuerdos y arrepentimientos. A través de este entrelazamiento de la vida y la muerte, Rulfo cuestiona la naturaleza de la existencia y el legado de nuestras acciones. La muerte en «Pedro Páramo» no es un final, sino un estado de transición que refleja la memoria y el dolor perdurables.

  3. La soledad y el aislamiento: Este tema es palpable a lo largo de toda la novela. Cada personaje lleva consigo una profunda soledad y un sentimiento de aislamiento. Desde Juan Preciado, que llega a un pueblo desconocido en busca de su padre, hasta Pedro Páramo, que vive aislado en su mundo de poder y remordimiento, cada personaje enfrenta su propia forma de soledad. Comala misma es un lugar de aislamiento, un pueblo olvidado y abandonado, que se convierte en el escenario de vidas solitarias y desesperadas. Este tema se extiende a la condición humana, reflejando cómo los individuos pueden estar rodeados de personas, pero aun así sentirse profundamente solos.

El estilo de escritura que emplea Rulfo en Pedro Páramo

El estilo de escritura de Juan Rulfo en «Pedro Páramo» es distintivo y ha sido ampliamente elogiado por su originalidad y profundidad. Rulfo emplea un estilo que combina realismo mágico con una narrativa lírica y fragmentada, creando una atmósfera única que desdibuja las fronteras entre la realidad y lo sobrenatural.

El realismo mágico en «Pedro Páramo» se manifiesta en la forma en que lo ordinario y lo extraordinario se entrelazan sin esfuerzo. Rulfo integra elementos fantásticos de manera natural en el tejido de la vida cotidiana de Comala. Esta técnica permite que el lector acepte lo sobrenatural como parte de la realidad del mundo que Rulfo crea. Los fantasmas y las voces del pasado no son meros adornos literarios; son fundamentales para la estructura y la trama de la novela.

Además, la narrativa de Rulfo es notable por su estructura fragmentada y no lineal. La historia se cuenta a través de una serie de recuerdos y voces, saltando en el tiempo y el espacio. Este enfoque fragmentado refleja la naturaleza fragmentada de la memoria y la percepción humana. El lector se ve inmerso en un flujo de conciencia colectivo, donde múltiples perspectivas y voces se entrelazan para formar la historia completa.

El lenguaje utilizado por Rulfo es poético y evocador. A pesar de la brevedad de la obra, cada frase está cargada de significado y emoción. La descripción del paisaje, los personajes y los eventos es vívida y rica en imágenes sensoriales, lo que contribuye a la atmósfera densa y soñadora de la novela.

El tono de la narración

El tono de la narración en «Pedro Páramo» es uno de los aspectos más distintivos y envolventes de la obra. A lo largo de la novela, el tono fluctúa entre lo melancólico, lo enigmático y lo surreal. Esta amalgama de tonos contribuye a crear una atmósfera única que captura la esencia del realismo mágico y refleja los temas profundos de la obra.

La melancolía impregna gran parte de la narrativa. Desde las descripciones del desolado pueblo de Comala hasta las historias personales de sus habitantes, hay un sentido palpable de pérdida y desesperanza. Esta melancolía no es solo una respuesta a los eventos específicos que se narran, sino que también refleja un sentimiento más amplio de desilusión y fatalismo. Rulfo utiliza un lenguaje que evoca imágenes de soledad, abandono y resignación, lo que ayuda a sumergir al lector en la experiencia emotiva de los personajes.

Al mismo tiempo, el tono de la narración es enigmático y misterioso. La forma en que Rulfo entrelaza la realidad y el más allá, la vida y la muerte, crea un ambiente donde el lector se siente constantemente en el umbral de comprender algo más profundo y fundamental. Esta sensación se ve reforzada por el uso de una estructura narrativa no lineal y fragmentada, donde las historias y los personajes aparecen y desaparecen, dejando al lector con un sentido de misterio y anticipación.

Además, hay un elemento surreal en el tono de la narrativa. Los elementos del realismo mágico, como los personajes que hablan después de muertos y los acontecimientos que desafían la lógica convencional, se presentan de una manera que parece natural dentro del mundo de la novela. Este surrealismo no solo desafía la percepción del lector sobre la realidad, sino que también refuerza los temas de la novela, como el impacto del pasado en el presente y la naturaleza elusiva de la verdad.

El ritmo del libro

El ritmo de «Pedro Páramo» es peculiar y se aleja de los patrones tradicionales de narración. Este ritmo, que podría describirse como irregular y fragmentario, juega un papel crucial en cómo se desarrolla la historia y en la experiencia general del lector.

La narrativa no sigue un desarrollo temporal lineal ni una estructura convencional de principio, nudo y desenlace. En su lugar, Rulfo construye la historia a través de una serie de fragmentos, recuerdos y voces que se entrelazan, lo que otorga a la novela un ritmo discontinuo y a veces desconcertante. Esta estructura fragmentada hace que el ritmo de la narración sea variable, oscilando entre momentos de rápida sucesión de eventos y otros de pausa reflexiva y descriptiva.

El ritmo es también el resultado de la interacción entre los diferentes hilos narrativos y voces. Los cambios repentinos en el punto de vista y en el tiempo narrativo, junto con la inclusión de diálogos y monólogos interiores, crean un ritmo que es dinámico y a veces abrupto. Esta cualidad mantiene al lector en un estado de alerta y expectativa, ya que debe estar constantemente reevaluando y reorientándose dentro de la narrativa.

Además, el estilo lírico de Rulfo contribuye a un ritmo que es a la vez poético y fluido. A pesar de la naturaleza fragmentada de la historia, la prosa de Rulfo fluye con una cualidad casi musical, lo que facilita la transición entre las distintas voces y episodios de la historia.

Contexto histórico y cultural de la novela

El contexto histórico y cultural en el que Juan Rulfo escribió «Pedro Páramo» ejerce una influencia significativa en la historia, enriqueciendo su trama y sus temas con una profundidad que va más allá de lo puramente literario.

Primero, es esencial considerar que «Pedro Páramo» fue publicada en 1955, en un México aún marcado por las repercusiones de la Revolución Mexicana (1910-1920). Este conflicto transformó radicalmente la estructura social y política del país, dejando a su paso una profunda sensación de desilusión y desencanto. La novela refleja este ambiente de desesperanza y desolación posrevolucionaria. Comala, el pueblo donde se desarrolla la historia, puede ser visto como un microcosmo de México en esta época, atrapado en la miseria y el abandono, bajo la sombra de un líder autoritario, Pedro Páramo. Este personaje simboliza la corrupción y el abuso de poder que fueron comunes en muchos líderes locales durante y después de la Revolución.

Además, la cultura y la religión mexicanas tienen un impacto notable en la obra. Elementos del folklore y las creencias populares, como los fantasmas y el purgatorio, son fundamentales en la narrativa. Rulfo se sumerge en la psique colectiva mexicana, donde la vida y la muerte se perciben como partes de un continuum, y los muertos mantienen una presencia activa en la vida de los vivos. Este enfoque refleja la relación íntima que la cultura mexicana tiene con la muerte, una relación que se ve expresada en tradiciones como el Día de Muertos.

El paisaje físico y social de la novela también es reflejo del contexto de Rulfo. La aridez y la esterilidad de Comala son una metáfora del abandono rural que muchas regiones de México experimentaron tras la Revolución, con la promesa de reforma agraria y progreso quedando, en muchos casos, incumplida. La vida en Comala, con sus conflictos y su estancamiento, es un espejo de estas realidades históricas y sociales.

Juan Rulfo - Pedro Páramo. Resumen y análisis - Imagen 3
Juan Rulfo – Pedro Páramo. Resumen y análisis – Imagen 3

Comentario final sobre Pedro Páramo de Juan Rulfo

«Pedro Páramo», más que una simple novela, es una exploración de la condición humana a través del lente de un pueblo mexicano, Comala. Esta obra de Juan Rulfo, a primera vista, podría interpretarse como una narración sobre fantasmas y remordimientos, pero en su esencia, despliega una complejidad que va más allá de lo sobrenatural.

El libro se adentra en el tema del poder y su capacidad para corromper y devastar. Pedro Páramo, el personaje central, es el eje sobre el cual gira esta dinámica de poder. Su figura, casi mítica en el contexto de Comala, representa no solo la autoridad absoluta sino también las consecuencias destructivas de su abuso. La manera en que Rulfo construye este personaje, mostrándolo a través de los ojos de los demás y a través de sus propios pensamientos fragmentados, revela la complejidad de la naturaleza humana: capaz de amor profundo, pero también de una crueldad abrumadora. El autor logra, con gran habilidad, que el lector se cuestione si Comala es víctima de Pedro Páramo o si él mismo es víctima de sus propios demonios y pasiones.

La muerte, como tema central, es tratada de manera única en la obra. Rulfo no presenta la muerte como un final absoluto, sino como una transición hacia una existencia diferente. En este sentido, Comala se convierte en un purgatorio terrenal donde los muertos coexisten con los vivos, cada uno atrapado en sus propias penas y remordimientos. Esta representación de la muerte desafía la percepción tradicional y abre un diálogo sobre la memoria, la culpabilidad y el impacto perdurable de nuestras acciones. Rulfo, aquí, no solo captura la relación cultural de México con la muerte, sino que también universaliza el concepto, invitando al lector a reflexionar sobre su propia mortalidad y las huellas que deja en el mundo.

La soledad es otro tema clave que permea toda la obra. Cada personaje en «Pedro Páramo» lleva consigo una soledad intrínseca, una búsqueda de conexión y entendimiento que nunca parece resolverse. Esta soledad se refleja en el paisaje desolado de Comala, un pueblo fantasma en el sentido más literal. Rulfo utiliza este escenario para explorar cómo la soledad puede afectar no solo a los individuos sino también a una comunidad entera, convirtiéndose en un ciclo de desesperación y desolación.

Al analizar si Rulfo logra lo que pretende con el libro, es importante destacar su habilidad para entrelazar estos temas complejos en una narrativa que es tanto poética como perturbadora. Su uso del lenguaje, la estructura no lineal y la mezcla de realismo mágico con una crudeza emocional, hacen de «Pedro Páramo» una obra que no solo se lee, sino que se experimenta. Rulfo no solo cuenta una historia, sino que pinta un cuadro emocional de un lugar y sus personas, logrando que el lector se sumerja en un mundo donde la realidad se siente tan tangible como lo fantástico.

Juan Rulfo - Pedro Páramo. Resumen y análisis - Imagen 3
  • Autor: Juan Rulfo
  • Título: Pedro Páramo
  • Publicado por: Fondo de Cultura Económica
  • Año: 1955
Compartir:

3 comentarios en «Juan Rulfo: Pedro Páramo. Resumen y análisis»

  1. Creo que hay un error en la secuencia de hechos que establecen en la descripción de este artículo pues, Juan Preciado en el mundo real nunca fue a Comala. Sino hasta que ya fallecido en Sayula, con la intención de cumplir con la promesa que le hizo a su madre, emprende el viaje a Comala, pero ya estando en el mundo de los muertos…

    Responder
    • Me parece que tienes y no tienes razón, porque apuntas a uno de los aspectos más debatidos del libro: ¿Juan Preciado estaba o no vivo antes de llegar a Comala? Si uno atiende a una interpretación literal del cuento, la respuesta debería ser sí, estaba vivo. Esto se desprende del hecho que, aparentemente, es Dorotea quien lo encuentra muerto en la plaza del pueblo, luego de que muriera abrumado por los murmullos. Sin embargo, una interpretación más profunda, nos debería hacer pensar que en realidad Juan ya estaba muerto al llegar a Comala, ya que el pueblo es como un limbo, un paso entre la vida y la muerte.
      No obstante, recuerda que esto es sólo un resumen del libro que sólo pretende dar una semblanza de él. No es posible en un texto de estas características entrar en ejercicios hermenéuticos más profundos, que sólo se pueden hacer si se lee la obra en su integridad (se han escrito artículos académicos completos sólo sobre este punto). El mérito de Pedro Páramo precisamente está en que se trata de un libro muy complejo, con muchas posibles lecturas, de ahí que se haya estatuido como un hito dentro de la literatura latinoamericana.
      En todo caso, muchas gracias por tu comentario. Creo que es necesario poner una breve advertencia al iniciar el artículo, para recordarle a los visitantes que, en ningún caso, la lectura del resumen reemplaza el ejercicio de leer el texto completo.
      Saludos, y gracias por visitar y comentar.

      Responder

Deja un comentario