Silvina Ocampo: El diario de Porfiria Bernal. Resumen y análisis

«El diario de Porfiria Bernal», cuento de Silvina Ocampo, narra la historia de Miss Antonia Fielding, una institutriz inglesa contratada por una familia de alta sociedad en Argentina para educar a su hija, Porfiria Bernal. La trama se centra en la relación entre Antonia y Porfiria, una niña inteligente y enigmática que empieza a escribir un diario por sugerencia de su institutriz. A medida que la historia se desarrolla, el diario se convierte en un elemento crucial, revelando perspectivas inesperadas sobre los personajes y su entorno. Ambientado en una casa opulenta y misteriosa, el cuento explora temas de realidad versus fantasía, la psicología infantil, y las dinámicas de poder en las relaciones. Con un estilo que mezcla lo cotidiano con lo surreal, Ocampo crea una obra que desafía las percepciones del lector y lo sumerge en un mundo donde lo real y lo imaginario se entrelazan de manera fascinante.

Silvina Ocampo - El diario de Porfiria Bernal. Resumen y análisis 1

Resumen de «El diario de Porfiria Bernal» de Silvina Ocampo

El cuento «El diario de Porfiria Bernal» de Silvina Ocampo, se centra en la relación entre Miss Antonia Fielding, una institutriz inglesa, y su alumna Porfiria Bernal. La historia, narrada por Antonia, detalla sus experiencias en Argentina, donde trabaja para la familia Bernal. Antonia, de treinta años, es reservada y se ve a sí misma como honesta y optimista. Llega a la casa de los Bernal, una familia de la alta sociedad argentina, para educar a la hija, Porfiria.

Porfiria, una niña de ocho años, es inteligente y apasionada por la literatura. Antonia la anima a escribir un diario, un hábito común en Inglaterra. Porfiria lo hace, pero su diario se convierte en un elemento central del relato, lleno de reflexiones inquietantes sobre su familia, su entorno y Miss Fielding.

El ambiente de la casa Bernal es opresivo y misterioso. Porfiria muestra una actitud ambivalente hacia Antonia, oscilando entre la admiración y el desdén. La relación entre ellas se complica cuando Porfiria cuenta a miss Fielding que está escribiendo un diario y que quiere que sólo ella lo lea. La niña insiste, pero Antonia se resiste a iniciar la lectura, quizá presintiendo que hay en él algo terrible, o repugnante.

El cuento se vuelve más oscuro cuando Antonia lee el diario y descubre que los eventos descritos se están cumpliendo. El diario parece no hablar de hechos pasados, sino predecir el futuro. Porfiria, a través de su escritura, revela una percepción aguda y a veces cruel de su familia y su institutriz. La tensión aumenta cuando Porfiria sugiere que Antonia está enamorada de su hermano, Miguel, y describe varios incidentes perturbadores, incluido uno donde Antonia supuestamente intenta empujarla desde el techo, para asesinarla.

El cuento culmina con un giro sorprendente: Antonia, aterrorizada por la aparente capacidad profética del diario, cree que Porfiria es malévola. Finalmente, Porfiria escribe que Antonia se ha transformado en un gato y ha huido, liberando a la familia de su presencia. La historia termina con una imagen surrealista de Antonia convertida en gato, una metáfora de su transformación y el poder de la imaginación de Porfiria.

Principales personajes de «El diario de Porfiria Bernal»

Miss Antonia Fielding: Antonia es la institutriz inglesa de treinta años, cuya narrativa estructura el relato. Su carácter es serio y contemplativo, con una inclinación hacia la honestidad y el optimismo, aunque esto último se ve desafiado a lo largo de la historia. Su visión del mundo es inicialmente clara y lógica, pero se ve desestabilizada por la naturaleza enigmática de Porfiria y los eventos inexplicables que ocurren. Antonia representa el choque entre la racionalidad occidental y los elementos mágicos y misteriosos que caracterizan su entorno en Argentina. Su transformación final en un gato simboliza su pérdida de humanidad y control, sometida por la fuerza imaginativa y tal vez sobrenatural de Porfiria.

Porfiria Bernal: Porfiria es una niña de ocho años con una perspicacia y una madurez que desafían su edad. Su relación con Antonia es compleja, fluctuando entre la admiración y la hostilidad. Porfiria es un personaje central debido a su diario, que se convierte en el eje de la narrativa y el elemento catalizador de los eventos. El diario revela su habilidad para observar y analizar su entorno de manera aguda y, a veces, cruel. Porfiria personifica la inocencia infantil mezclada con una astucia casi sobrenatural, lo que plantea preguntas sobre la naturaleza de la realidad y la percepción.

Miguel Bernal: Miguel es el hermano de Porfiria, mencionado en varias ocasiones en el diario. Aunque su presencia es más periférica, es importante para la dinámica entre Antonia y Porfiria. Porfiria sugiere que Antonia está enamorada de él, lo que añade una capa de complejidad a las interacciones entre la institutriz y su alumna.

Los padres de porfiria: Los padres son figuras secundarias en la historia, pero su presencia es crucial para entender el contexto social y familiar en el que Porfiria y Antonia se desenvuelven. Representan la alta sociedad argentina y proporcionan el telón de fondo contra el cual se desarrollan los eventos principales del cuento.

Escenario en que se desarrolla la historia

«El diario de Porfiria Bernal» de Silvina Ocampo se sitúa en Argentina, en la primera mitad del siglo XX, alrededor de 1931. El escenario principal es la casa de la familia Bernal, perteneciente a la alta sociedad argentina. Esta ubicación y el contexto temporal son fundamentales para entender tanto la atmósfera del cuento como su desarrollo.

La casa de los Bernal es descrita como un lugar opulento y algo opresivo, lleno de espejos. Este escenario es clave para el desarrollo del cuento, ya que la atmósfera de la casa influye directamente en la psicología de los personajes. La sensación de encierro y misterio que permea la casa refleja la relación compleja entre Antonia y Porfiria, y el creciente desasosiego de Antonia.

Además de en la casa, la historia también refiere a varios viajes que emprenden los Bernal, la mayoría de ellos a lugares situados en los alrededores de Buenos Aires, lo que sirve para reafirmar la opulencia de la familia, quienes, además de poder permitirse una institutriz inglesa, también cuentan con recursos para vacacionar reiteradamente fuera de la ciudad, algo caro en la época.

Silvina Ocampo - El diario de Porfiria Bernal. Resumen y análisis 2

Temas que aborda Silvina Ocampo en «El diario de Porfiria Bernal»

En «El diario de Porfiria Bernal» de Silvina Ocampo, varios temas centrales emergen, entrelazándose para crear una narrativa rica y compleja. Estos temas son relevantes para comprender la profundidad del cuento y las intenciones de Ocampo como escritora.

Percepción de la realidad y la frontera con lo fantástico: Un tema dominante es la tensión entre la realidad y lo fantástico. A través del diario de Porfiria, la narrativa desdibuja los límites entre lo que es real y lo que es imaginario o posiblemente sobrenatural. La historia cuestiona la objetividad de la percepción y sugiere que la realidad puede ser moldeada por la imaginación y las creencias.

Inocencia y malicia infantil: La figura de Porfiria encarna la dualidad entre la inocencia y la malicia infantil. Su diario, inicialmente un ejercicio inocente, se transforma en un objeto de poder y misterio. El cuento explora cómo la infancia, a menudo idealizada como un estado de pureza, puede albergar también perfidia, crueldad y una comprensión aguda de la naturaleza humana.

Poder de la palabra escrita: El cuento resalta el poder de la palabra escrita, especialmente a través del diario de Porfiria. Las entradas del diario no solo narran eventos, sino que parecen influir o predecir sucesos futuros. Ocampo utiliza esto para explorar cómo la escritura puede afectar la realidad, alterar percepciones y ejercer un poder casi mágico sobre los lectores y los protagonistas.

Choque cultural y social: El enfrentamiento entre la institutriz inglesa y la familia argentina de alta sociedad refleja un choque cultural y social. A través de este contraste, Ocampo aborda temas de identidad, pertenencia y el impacto del trasfondo cultural en la interpretación y el comportamiento de los personajes.

Relaciones de poder y manipulación: El cuento también aborda las dinámicas de poder y manipulación, especialmente en la relación entre Antonia y Porfiria. A través de su diario, Porfiria ejerce un control psicológico sobre Antonia, cuestionando la autoridad y el poder tradicionalmente asociados con el rol de una institutriz.

Punto de vista narrativo: ¿Quién narra la historia en “El diario de Porfiria Bernal”?

«El diario de Porfiria Bernal» de Silvina Ocampo es narrado en primera persona por Miss Antonia Fielding, la institutriz inglesa. Este punto de vista narrativo moldea la percepción del lector y afecta la comprensión general del cuento:

  1. Al narrar en primera persona, Ocampo permite que el lector acceda directamente a los pensamientos, percepciones y emociones de Antonia. Esta intimidad crea una conexión cercana entre el lector y Antonia, pero también introduce una capa de subjetividad, ya que la historia se filtra a través de su perspectiva única.

  2. Dado que la historia se cuenta desde el punto de vista de Antonia, el lector está limitado a su entendimiento y experiencia del mundo. Esto significa que hay aspectos de la historia, especialmente aquellos relacionados con otros personajes como Porfiria, que permanecen inaccesibles o ambiguos para el lector. El sesgo de Antonia puede distorsionar la realidad de los eventos y la naturaleza de los otros personajes.

  3. La primera persona también plantea la cuestión de la confiabilidad del narrador. A medida que la historia avanza y los eventos se vuelven más surrealistas, especialmente con la transformación final de Antonia, el lector puede comenzar a cuestionar su fiabilidad. ¿Es Antonia una narradora confiable o sus percepciones están distorsionadas por factores psicológicos o sobrenaturales?

  4. La narrativa de Antonia se entrelaza con el diario de Porfiria, creando un juego de perspectivas. El diario, aunque es mencionado y citado por Antonia, ofrece una voz alternativa dentro de la narrativa, proporcionando un contrapunto a la perspectiva de Antonia y enriqueciendo la complejidad de la trama.

  5. A través de la primera persona, el lector puede empatizar con Antonia, compartiendo su confusión, miedo y sorpresa. Sin embargo, a medida que la historia avanza hacia lo surrealista, también puede haber un sentido de alienación, ya que el lector se enfrenta a la posibilidad de que la realidad de Antonia no sea del todo fiable o compartible.

Técnicas y recursos literarios que emplea Ocampo en “El diario de Porfiria Bernal”

Narrativa enmarcada y metanarrativa: Ocampo utiliza la técnica de la narrativa enmarcada al presentar la historia a través del diario de Porfiria, que es leído y comentado por Antonia. Este enfoque metanarrativo permite que la historia se desarrolle en dos niveles: la narración principal de Antonia y las entradas del diario de Porfiria. Esta técnica crea una complejidad en la trama y plantea preguntas sobre la autenticidad y la percepción.

Realismo mágico y surrealismo: La autora combina elementos de realismo con aspectos mágicos y surrealistas. La transformación final de Antonia en un gato y la naturaleza profética del diario de Porfiria son ejemplos de cómo Ocampo fusiona lo cotidiano con lo fantástico. Esto sirve para desestabilizar la percepción del lector de la realidad y resaltar la naturaleza ilusoria de la experiencia humana.

Simbolismo: Ocampo utiliza el simbolismo para dotar a la historia de capas de significado. La transformación de Antonia en un gato puede interpretarse como un símbolo de su pérdida de humanidad, o como una representación de la liberación de las restricciones sociales y personales. El diario mismo es un símbolo de la subjetividad y el poder de la palabra escrita.

Estilo detallado y descriptivo: La prosa de Ocampo es rica en descripciones detalladas, lo que ayuda a crear una atmósfera vívida y a veces opresiva. Estas descripciones detalladas de la casa Bernal y de las interacciones entre los personajes contribuyen a la construcción del mundo del cuento y a la profundización de los personajes.

Contraste e ironía: La autora emplea el contraste y la ironía, especialmente en la caracterización de los personajes y en la relación entre Antonia y Porfiria. La inocencia aparente de Porfiria contrasta con su comportamiento más astuto y manipulador, creando una tensión irónica en la narrativa.

Perspectiva cambiante y ambigüedad: Ocampo juega con la perspectiva y la ambigüedad a lo largo del cuento. La fiabilidad de Antonia como narradora se pone en duda, y el lector se ve obligado a cuestionar constantemente la realidad de los eventos narrados. Esta ambigüedad es crucial para el efecto de desorientación y misterio que caracteriza al cuento.

Contexto histórico y cultural

Para entender mejor el sentido y alcance del cuento de Silvina Ocampo, es importante tener presente no sólo el momento histórico en que la historia está ambientada, también el contexto en que la autora vivió y escribió esta narración:

  1. El cuento se ambienta en la sociedad argentina del primer tercio del siglo XX.  En esta época, Argentina experimentaba cambios significativos en su estructura social y política. El país se estaba modernizando rápidamente, aunque también enfrentaba tensiones internas y desigualdades. La alta sociedad, a la que pertenece la familia Bernal, estaba marcada por un fuerte sentido de tradición y un cierto aislamiento del resto de la sociedad. Este contexto proporciona un telón de fondo para la trama del cuento y ayuda a explicar algunas de las dinámicas familiares y sociales presentes en la historia.

  2. La presencia de una institutriz inglesa en una familia argentina refleja las influencias europeas en la Argentina de ese tiempo. Había un gran interés por la cultura europea, especialmente entre las clases altas. La figura de Antonia Fielding como extranjera en un país extranjero simboliza este choque cultural y las diferencias entre los valores y expectativas europeos y argentinos.

  3. Ocampo formó parte de un movimiento literario en Argentina que incluía figuras como Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. Este grupo estaba influenciado por el surrealismo y otras corrientes vanguardistas. La incorporación de elementos surrealistas y fantásticos en el cuento puede verse como reflejo de estas influencias.

  4. El papel de Antonia como institutriz y la posición de Porfiria como niña de una familia adinerada reflejan los roles y expectativas de género de la época. La obra de Ocampo a menudo explora la condición femenina y los límites impuestos a las mujeres en la sociedad.

  5. La mezcla de realidad y elementos fantásticos es característica de la literatura latinoamericana del siglo XX, especialmente en el género del realismo mágico. Ocampo, aunque con un estilo propio, participa de esta tradición, utilizando lo fantástico para explorar temas más profundos.
Silvina Ocampo - El diario de Porfiria Bernal. Resumen y análisis 3

Conclusiones

En «El diario de Porfiria Bernal», Silvina Ocampo crea una obra que trasciende las fronteras de lo real para adentrarse en el territorio de lo fantástico y lo psicológico. La narrativa, enmarcada en la voz de Antonia Fielding y contrapuesta con las entradas del diario de Porfiria, construye un mundo donde la realidad se ve constantemente cuestionada. La transformación de Antonia y la naturaleza profética del diario de Porfiria llevan al lector a un viaje donde la percepción y la objetividad son desafiadas, mostrando la habilidad de Ocampo para entrelazar lo cotidiano con lo misterioso.

La riqueza del cuento radica en su capacidad para explorar temas complejos como la inocencia infantil versus la malicia, el choque cultural, el poder de la palabra escrita, y la transformación personal. A través de su prosa detallada y descriptiva, Ocampo no solo cuenta una historia intrigante, sino que también invita a la reflexión sobre estos temas universales. El estilo de Ocampo, que combina toques surrealistas con un fuerte sentido de ironía y simbolismo, es eficaz para crear una atmósfera envolvente y a veces opresiva que se mantiene a lo largo de toda la obra.

Sin embargo, la ambigüedad inherente al cuento y la complejidad de sus personajes pueden no ser del agrado de todos los lectores. La falta de una resolución clara y la naturaleza surrealista de la trama pueden resultar desconcertantes para aquellos que prefieren narrativas más lineales y conclusivas. Además, la profundidad psicológica y los elementos de fantasía que enriquecen las historia requieren una lectura atenta y reflexiva que puede escapar a algunos lectores, habituados a lecturas más sencillas y menos exigentes.

Con todo, «El diario de Porfiria Bernal» es una obra maestra de la literatura argentina que ofrece una experiencia de lectura rica y desafiante. Es altamente recomendable para aquellos lectores interesados en la literatura latinoamericana, especialmente en obras que mezclan lo real con lo fantástico. Los aficionados al realismo mágico, así como aquellos que disfrutan de narrativas que exploran la psicología de los personajes y los límites de la realidad, encontrarán en este cuento una lectura gratificante.

Silvina Ocampo - El diario de Porfiria Bernal. Resumen y análisis 1
  • Autor: Silvina Ocampo
  • Título: El diario de Porfiria Bernal
  • Publicado en: Las invitadas, 1961
Compartir:

Deja un comentario