Pío Baroja

Pío Baroja: Bondad oculta

El monte estaba lleno de altas escombreras negruzcas, agujereado en todas partes por bocas de galerías obstruidas y cortado en muchos sitios por profundas trincheras. Los mineros talaron el monte; las aguas, cargadas de mineral de plomo, destruyeron toda vegetación, y de aquellos lugares, antes frondosos, poblados de encinas y de robles, no quedaban más …

Leer másPío Baroja: Bondad oculta

Pío Baroja

Pío Baroja: Playa de otoño

Era una excursión que María Luisa hacía todos los años a principios de otoño. Cuando su marido marchaba con algún amigote a Biarritz o a San Juan de Luz, ella tomaba la diligencia que va recorriendo los pueblecillos de la costa de Guipúzcoa, y en uno de ellos se detenía. Aquel viaje era para ella …

Leer másPío Baroja: Playa de otoño

Pío Baroja

Pío Baroja: Elizabide el Vagabundo

¿Cer zala usté cenubenenamoratzia?Sillan ishiri etaguitarra jotzia. (Canto popular) Muchas veces, mientras trabajaba en aquel abandonado jardín. Elizabide el Vagabundo se decía al ver pasar a Maintoni, que volvía de la iglesia: «¿Qué pensará? ¿Vivirá satisfecha?» ¡La vida de Maintoni le parecía tan extraña! Porque era natural que quien, como él, había andado siempre a …

Leer másPío Baroja: Elizabide el Vagabundo

Pío Baroja

Pío Baroja: Médium

Soy un hombre tranquilo, nervioso; pero no estoy loco, como dicen los médicos que me han reconocido. He analizado todo, he profundizado todo, y vivo intranquilo. ¿Por qué? No lo he sabido todavía. Desde hace tiempo duermo mucho, con un sueño sin ensueño; al menos, cuando me despierto, no recuerdo si he soñado; pero debo …

Leer másPío Baroja: Médium

Pío Baroja

Pío Baroja: El vago

Apoyado en una farola de la Puerta del Sol, mira entretenido pasar la gente. Es un hombre ni alto ni bajo, ni delgado ni grueso, ni rubio ni moreno; puede tener treinta años y puede tener cincuenta; no está bien vestido, pero tampoco es un desharrapado. ¿Qué hace? ¿Mira algo? ¿Espera algo? No, no espera …

Leer másPío Baroja: El vago