Seleccionar página
Alejo Carpentier: Los fugitivos

Alejo Carpentier: Los fugitivos

El rastro moría al pie de un árbol. Cierto era que había un fuerte olor a negro en el aire, cada vez que la brisa levantaba las moscas que trabajaban en oquedades de frutas podridas. Pero el perro —nunca le habían llamado sino Perro— estaba cansado. Se revoleó entre...
Oscar Wilde: El ruiseñor y la rosa

Oscar Wilde: El ruiseñor y la rosa

—Dijo que bailaría conmigo si le llevaba unas rosas rojas —exclamó el Estudiante—; pero en todo mi jardín no hay una sola rosa roja. Desde su nido en la encina oyóle el Ruiseñor y, mirando a través de las hojas, maravillóse. ¡Ni una rosa roja en todo el jardín!...
Mario Vargas Llosa: Los Jefes

Mario Vargas Llosa: Los Jefes

Javier se adelantó por un segundo: —¡Pito! —gritó, ya de pie. La tensión se quebró violentamente, como una explosión. Todos estábamos parados: el doctor Abásalo tenía la boca abierta. Enrojecía, apretando los puños. Cuando, recobrándose, levantaba una mano y parecía a...
Página 2 de 3212345...102030...Última »